lunes, 2 de noviembre de 2009

PENSAMIENTOS (nov 09)


PENSAMIENTOS AUTOMÁTICOS

(por Xavi Martín)

Las ideas, las iluminaciones, las inspiraciones... Los momentos en los que todo encaja, la sincronización, y el vértigo de la velocidad de lo automático.

Las ideas como bellos fantasmas que aparecen en cualquier parte, ideas lanzadas a la calle para ser encontradas por nosotros, como niños esperando a sus madres.

Y la larga espera es un largo camino del pensamiento empañado que se aclara para ver la niebla. Pero entonces llegan ellas, las ideas, y aunque hablen en lenguas extrañas hacen que todo se vuelva tan fácil como si todo fuera automático.

AUTOMATIQUE

Belle fantôme
belle naná deux enfants perdú
tu est fugace
comme une etoile, une idée lancée..

...et disparue
à la multitude, à la rue froide.
Je suis lá
ma belle maman, je t'attends ici

J'enlève la buée a la fenêtre
pour voir le brouillard
toi, tu me parles en japonais
et j'écris automatique

Mon bon fantòme
tu est le froid qui de moi se decôle
si tu veux bien
on va a finir cette folie, c'est tard

J'enlève la buée a la fenêtre
pour voir le brouillard
toi, tu me parles en japonais
et j'écris automatique


C'est fait trop tard pour des enfantes
c'est fait trop tard pour nous
c'est l'heure precisse ou
c'est fait la nuit qui tombe.

lila dit ça




AUTOMÁTICO

bello fantasma
bella niñera de los niños perdidos
eres fugaz
como una estrella, una idea lanzada..

...y desaparecida
entre la multitud, en la fría calle.
Yo estoy allí
mi bella mamá, yo te espero aquí

Yo desempaño la ventana
para ver la niebla
tú me hablas en japonés
y yo escribo automático

Mi bello fantasma
tú eres el frío que de mi se desprende
si te parece
acabemos esta tontería, se hace tarde

Yo desempaño la ventana
para ver la niebla
tú me hablas en japonés
y yo escribo automático

Es demasiado tarde para los críos
es demasiado tarde para nosotros
es la hora exacta
en la que la noche cae.

lila dit ça

RELATOS (nov 09)


Automatique
(por Fer Lima)

J'enlève la buée a la fenêtre
pour voir le brouillard
toi, tu me parles en japonais
et j'écris automatique

Xavi Martín


Me hablas en japonés, o a mí me parece que eso es japonés, porque no entiendo una palabra de lo que dices. ¿Sabes que una vez quise ir a Japón? Llegué tarde al aeropuerto, me llamaban por la megafonía y después la puerta de embarque estaba cerrada y me quedé ahí, en tierra de nadie, oyendo mi nombre por los altavoces de la terminal. Era como ser una nota al pie de mi propio nombre, como jugar a esconderme de mí mismo, y eso es imposible.

(o no, porque llevo escondiéndome en las cunetas del camino durante mucho tiempo, y me sale bien.

Pero no, ahora que lo pienso no es igual)

No sé si te lo comenté, pero creí que la voz que pronunciaba mi nombre era la tuya, porque me hablaba en japonés y me sonó a idea lanzada, a frío. A un frío cálido, en realidad, como el que desprenden las cenizas por la mañana o la niebla que recién se levanta y tú no sabes que se levanta, porque estás al otro lado de los cristales empañados. Sólo lo sabes cuando limpias la ventana con la manga de la camisa y entonces queda ese rastro de agua que deja ver el frío de la niebla que huye.

Ése precisamente, a ése me refiero, a ese frío cálido de tu voz hablando en japonés. También es el mismo frío de Haneke o de Miller, que es un frío un poco deshecho e impredecible. Es un frío más bien anticuado, porque deja de ser frío cuando pasas de la primera frase. Aunque yo no entienda una palabra de lo que dices, porque no he ido a Japón y por eso sigo aquí, escribiendo de forma automática mientras la noche cae, tú te desprendes en forma de frío y es demasiado tarde. En realidad, hace demasiado tiempo que es demasiado tarde. La puerta de embarque está cerrada y, aunque me siguen llamando por megafonía, yo sé que está cerrada.

YO CONTRA EL MUNDO (nov09)


YO CONTRA LOS SERES CONTINGENTES
(por Eva Ortiz)

Esta mañana, he salido muy pronto de casa y he decidido darme un paseo para disfrutar de la neblina mañanera que cada día nos regala el Tormes... iba muy concentrada pensando en el concepto de idea (el día que una se levanta platónica, no hay nada que hacer), he subido Tentenecio (y eso es para que se te pase el platonismo y si eres fumador, se te desintegre un pulmón) y he decidido pararme a recuperar el aliento frente a una maravillosa iglesia (en la que me paro muchas veces porque hay una colonia de gatos); cuál ha sido mi sorpresa al descubrir que la fachada estaba parcialmente tapada, cubierta, ultrajada por un cartel promocionando y publicitando el REMEDIO TOTAL a la crisis que nos azota, el plan E. Mientras me encendía un cigarro, he estado pensando... ¿Por qué plan E?. ¿La E es por Elena Salgado?, ¿o por que la idea les pareció estupenda?, ¿será que destrozar aceras les pone y es de erótica?, ¿convocaron un consejo de sabios que presidía Aramís Fuster y es de esotérica?, ¿miraron la palabra emocionante en el diccionario y pensaron un poco de acción no vendría mal?, ¿no se lo creen ni ellos y es de escéptica?, ¿discutieron lo que pensaríamos al ejecutar semejante plan y es de extrañeza?, ¿vieron las cifras, en números, de la cantidad de puestos de trabajo creados y su duración y es de embaucadora?, ¿quieren ser más originales que nadie en el mundo y es de estrambótica?
Supongo que el mundo de las ideas macarrónico- socialistoides, tiene que ver con el platónico en que es totalmente irreal, o sea, opuesto al real, en que los únicos que se la creen son sus discípulos (o adeptos del partido, que para el caso, igual nos da), y que de él participan las cosas y los seres del mundo contingentes (llámalo iglesia con gatos o políticos de pocas y malas ideas). Imagino que para el maestro, el plan tendrá algún sentido (y ninguna referencia), pero, a diferencia que en la Cueva de Ali- Babá (sede del PSOE), en la puerta de la Academia de Platón decía “Que no entre el que no sepa Geometría”, y yo digo, ante tanta semejanza ideal y ontológica: ¿Por qué no aprendemos de los mejores y más sabios y pintamos, en la entrada de la Moncloa, QUE NO ENTRE QUIEN NO SEPA ECONOMÍA?